Rosario, mujer, indígena, analfabeta y violada no quiere justicia

Eduardo Ortiz León

 

Caborca, Sonora.- Tiene 19 años y desde hace ya dos, vive en la costa agrícola de Caborca, en la comisaría Y griega, donde rentan una pequeña casa, mientras terminan de construir la propia, son 11 de familia y todos ellos son iletrados o analfabetas, desconocen si son analfabetas funcionales o no, términos utilizados por los burócratas gubernamentales para manipular las cifras sobre este problema y mantenerlos cercanos a las cifras aceptables, según lo marca la UNESCO.

Rosario, llegó a esta región al igual que cientos, quizás miles de jornaleros agrícolas que año con año se vienen de su lugar de nacimiento, a trabajar en las labores de la cosecha de la uva u otro cultivo, dejando atrás, sus animalitos su tierra y por supuesto familias, optando al final por quedarse en el lugar al que acuden cada año, en este caso la costa agrícola de Caborca, atrás quedó el abuelo, quien por su edad ya no puede desarrollar las siempre pesadas labores del cultivo y cosecha a destajo para poder ganar mas del salario mínimo, dice Rosario que según la dificultad en un día hacen de tres a cuatro tareas en promedio cada uno de los integrantes de la familia, a veces nos dan un surco, dice,  a veces dos, según como está de difícil.

Ella convalece en una cama del hospital general de Caborca, a donde llegó debido a una enfermedad, en espera de que acuda el doctor o enfermera para darse de alta e irse a casa, tiene 18 años, es una muchacha delgada, chaparrita y  morena, apenas rebasará si acaso el metro y medio  de estatura, durante su estancia la trabajadora social que la atendió, detectó que fue abusada  sexualmente, por lo que lo puso en conocimiento del área de psicología del hospital, después de platicar con ella, se dio aviso al Centro de atención a victimas dela Procuraduría estatal de justicia, quienes acudieron y recomendaron interpusiera denuncia penal sobre este delito, cometido contra su persona, asimismo se avisó al DIF  municipal para que acudieran, pero argumentaron no tener tiempo en ese momento y que irían otro día.

Mientras tanto un hermano de Rosario, que así se llama esta joven, acudió al hospital y acompañado de un abogado, desconoce ella si de alguna dependencia o particular a quienes platicó su experiencia, como resultado al final, el abogado le aconsejó no presentar denuncia, diciéndole que como ya había pasado tiempo, mas de dos meses, su denuncia no procedería, lo mismo le dice su madre, una mujer indígena no mayor de 50 años al parecer, pero que ya parió a 9 hijos,  quien a decir de Rosario, no le cree de su violación.

Mi mamá no me creyó, dice, con voz apenas audible, nadie en mi casa me cree, vuelve a decir, y como pasó? Le digo, entonces ella inicia su relato, despacio, quedamente apenas en un susurro, ese día yo fui a la iglesia a misa y al salir me regresé a mi casa y antes de llegar me salieron dos muchachos y uno de ellos me agarró, abusando de mi, el otro no, nomás uno dice y me dejaron, yo no le dije a nadie lo que me pasó y se dieron cuenta hasta que me enfermé y me dijeron que estaba embarazada, tengo tres meses, pero no me creen que me violaron porque ya pasó mucho tiempo, dice.

El que abusó de ti, te conocía le pregunté? Andabas con el?, si, me dijo hace mucho, pero el se fue y apenas volvió este año y me andaba persiguiendo para que volviera con el, pero yo no quería y yo creo que por eso me violó, el es de Chiapas y  se fue, ya no está aquí, por eso yo creo que lo voy a dejar así, Como? Pues no voy a denunciar, porque mis papás ya me dijeron, finaliza.

Una vez concluida esta platica, con Rosario decidí, buscar cifras sobre casos de mujeres violadas en el estado de Sonora y simplemente no hay, a excepción de un estudio de  opinión realizado porla Secretaria Ejecutivade Seguridad  Pública, donde se dan cifras pero solo sobre casos de denuncias presentadas y no sobre el total de mujeres que se supone son violadas en el estado.

En este sin especificar cifras, afirma que durante el 2008, 48 por ciento no presentaron denuncia y 52 por ciento, si, en 2009 66 por ciento no, 34 por ciento si, y el ultimo año el 2010 81 por ciento no y 19 si, de las que decidieron no presentar denuncia el 88 por ciento dijo no haberlo hecho debido al poco apoyo recibido por parte de sus familias y el 9 por ciento por no haber sido atendidas por la autoridad en este caso los agentes del ministerio público.

En otra fuente pero de la misma secretaría del programa estatal para la prevención del delito en su índice de indicadores delictivos se dice que en Sonora se presentaron 94, violaciones en el 2006, 74 en el 2007, 91 en el 2008, 50 en el 2009 y 8 durante el primer trimestre del 2010.

Todos estos datos son en ocasiones muy contradictorios, pues en otro apartado se dice que de cada 25 casos 20 no presentaron denuncia durante el año 2010, 15 de 25 en el 2009 y 12 de 25 en el 2008, lo que desmiente entonces las cifras alegres del secretario ejecutivo de seguridad pública de que la confianza de los o las afectadas por este delito, es casi nula para con la autoridad y se desconfía de ellas.

En cuanto a nivel nacional en las fuentes consultadas, también sus datos son muy contradictorios aunque tanto dependencias gubernamentales como organismos no gubernamentales que defienden los derechos de las mujeres y están al tanto de la violencia sexual o violaciones cometidas contra ellos, coinciden en que cada 3 o 4 minutos una mujer es violada en nuestro país, tal y como se indica en un estudio realizado por la red de mujeres, donde participa la periodista Lidia Cacho, una de las mujeres mexicanas que mas han luchado para denunciar y solicitar justicia para este tipos de casos.

En este estudio se dice que: Cada 18 segundos una mujer es violada en México, su hermana, su hija, usted, su prima, la vecina, la alumna, la madre, 3 mujeres por minuto viven violencia sexual en México,180 mujeres cada hora son violadas en alguna casa, en una calle vacía, en una oficina, en una playa, en un auto,4,320 hijas, hermanas, madres, niñas, abuelas son violadas al día en México, 30,240 mexicanas cada semana sabrán lo que significa la violación sexual, 120 mil 960 mujeres, turistas, maestras, hoteleras, amas de casa, son violadas cada mes en su patria: México y una de sus conclusiones es vergonzosa para la justicia mexicana pues según sus cifras y estudios , cada año el 95% de los violadores en México saldrán impunes de una denuncia penal.

Por su parte  las invrestigadoras, Nadine Gasman,  Laura Villa-Torres, Deborah L. Billings, Claudia Moreno, en su estudio Informe Nacional sobrela Violencia y la Salud en México, VIOLENCIA SEXUAL EN MEXICO, en el apartado sobre Sonora, afirma que entre 1997 y 2002, periodo sobre el que realizaron este informe en Sonora se perpetraron 1552 violaciones, con un promedio diario de 0.61 y10.06 de casos por cada 100 mil habitantes.

Cabe aclarar que, el Gobierno Mexicano, como la mayoría de los países latinoamericanos, ha ratificado otros convenios y acuerdos relevantes a este tema: Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948),la Convención sobre la Eliminación de Todas Formas de Discriminación Contrala Mujer(CEDAW, 1981) yla Convención sobre los Derechos del Niño y dela Niña(1990), pero aunque en todos los estados se tipifica la violación como un delito, es casi imposible o muy difícil, que una mujer llegue a presentar una denuncia ante el agente investigador del ministerio público, primero por la ignorancia de que este delito es perseguido de oficio, segundo por que es la familia el primer obstáculo para llegar a esa decisión y tercero porque al acudir a esa instancia, tiene que pasar por un víacrucis para ser atendida y la falta de sensibilidad al respecto por parte del personal de las agencias del ministerio público y los mismos titulares.

Y en el caso de Rosario, ella no pasará a formar parte de las estadísticas de casos cerrados, pues ni siquiera se abrirá uno, porque su familia no quiso que pusiera una denuncia, y ella misma no está muy convencida de hacerlo, el muchacho ya no está aquí, dijo con voz triste, ya que, finaliza con desaliento.

Rosario, no tendrá justicia y triste navidad pasará, ya que también es su cumpleaños, con el fruto en su vientre de un hijo, no deseado, que crecerá sin padre y si es niña, podrá también convertirse mas tarde en un número frío de las estadísticas, de esas miles de mujeres que no se atreven a denunciar a sus violadores, por el temor a ser señalada, tanto por sus familias como por la sociedad, en el caso de ella, se vio obligada a decir lo que le pasó, pues salio embarazada, pero cuantas mujeres, habrá que al no haber esta consecuencia callan dentro de si, el dolor de haber sido ultrajadas y forzadas a tener sexo contra su voluntad?

Deja un comentario