NAIM: el informe de Luege que tiraron a la basura Calderón y Peña

Proceso

 

Hace seis años, semanas antes de que dejara la dirección de la Comisión Nacional del Agua, al final del sexenio de Felipe Calderón, José Luis Luege Tamargo elaboró un informe en el que exponía la inviabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco y enumeró las razones técnicas y las graves consecuencias ecológicas. Incluso entregó el documento a Sofía Frech López Barro, entonces coordinadora de gabinetes y proyectos especiales de la Presidencia de la República. Al parecer nadie lo leyó… Después llegó Enrique Peña Nieto y relanzó el controvertido proyecto, que el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador ya sepultó.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde octubre de 2012, antes de que Enrique Peña Nieto llegara a Los Pinos, el entonces director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Luis Luege Tamargo, escribió un extenso informe para advertir que el principal riesgo de construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en la zona federal del Lago de Texcoco representará “un altísimo riesgo para el proyecto mismo y para la metrópoli” porque provocará mayores inundaciones y el hundimiento en muchas zonas de la Ciudad de México.

 

El exdirigente panista destacó que la construcción de un aeropuerto sobre esta zona del ex Lago de Texcoco afectará los espacios de almacenamiento temporal de agua “que ayudan a compensar las insuficiencias de los grandes drenes cuando la intensidad de las tormentas llega a sobrepasar la capacidad instantánea de dichos drenes” y pueden provocar una inundación en la capital del país, tal como ocurrió en junio de 2011 con la tormenta tropical Arlene, que afectó con inundaciones Ecatepec, Nezahualcóyotl, Aragón y otras zonas.

Así lo explicó Luege en el informe –cuya copia tiene Proceso– dirigido a Sofía Frech López Barro, entonces coordinadora de gabinetes y proyectos especiales de la Presidencia de la República:

“Ante una lluvia muy intensa que aporta un escurrimiento excesivo más allá del límite de los drenes, el agua se desvía y se almacena en las lagunas de regulación mientras pasa el temporal; una vez que vuelve la calma, las lagunas se vacían paulatinamente para quedar preparadas para la siguiente tormenta.

“Cuando los volúmenes de regulación no son amplios, los drenes suelen trabajar de forma desahogada; lo contrario implica un riesgo para la ciudad, ya que una capacidad de regulación pequeña no puede manejar los picos de precipitación y el agua se derrama por toda la ciudad. En el caso de la Ciudad de México se perdió la mayor parte de su regulación con el desecado y posterior urbanización del lecho de los lagos. La mayor parte de la regulación desapareció y sólo quedó, en términos prácticos, la zona del Lago de Texcoco…

“En el caso del Valle de México, las obras de protección actuales y en proceso de construcción apenas alcanzarán para proteger la ciudad de una lluvia con periodos de retorno de 50 años y siempre y cuando se tengan lagunas de regulación disponibles con un volumen adecuado de capacidad.”

La construcción del NAIM en el ex Lago de Texcoco, alertó el director general de la Conagua, desaparecerá la laguna de regulación que constituye esta zona. La única que sobrevivió entre los otros lagos ancestrales del Valle de México, como eran los de Xaltocan, Chalco, Zumpango y Xochimilco. De estos dos últimos “subsisten reducidos espejos de agua” y otros de carácter estacional, como los de Texcoco.

“Se puede afirmar que el Lago de Texcoco siempre ha funcionado como un vaso regulador ya que, hasta la década de los setenta, en él descargaban, como destino final, agua pluvial y drenajes procedentes del sur y surponiente del área metropolitana”, destaca el informe, que consideró que las constantes descargas de aguas negras y sin tratar durante todo el año contaminaron los suelos y desertificaron el lecho del lago, lo que trajo como consecuencia “un foco de polvaredas insalubres”.

A partir de 1971, con la creación del Lago de Texcoco y un programa integral de rescate concebido por el doctor Nabor Carrillo, “se sembraron pastos en 6 mil hectáreas y se plantaron varios miles de árboles en el vaso y millones en la parte alta de la cuenca”. Además, se formó el lago Nabor Carrillo, alimentado con agua tratada “que ahora constituye un refugio de aves migratorias con casi mil hectáreas de espejo de agua”.

Todo este esfuerzo de recuperación desaparecerá con la construcción del NAIM en Texcoco, se afectará a una población de 100 mil aves, la gran mayoría migratorias, pero, sobre todo, afectará al Valle de México por los riesgos de inundaciones y de mayor hundimiento.

Las afectaciones

La construcción del NAIM también afectará a otros sistemas que conjugan las aguas negras y pluviales de la parte sur y surponiente de la cuenca, como es el Gran Canal de Desagüe, el río de los Remedios, que es un canal a cielo abierto y un túnel que trae aguas del poniente al valle y la laguna Casa Colorada, en el extremo surponiente de Texcoco.

“En términos bélicos, toda esta confluencia de aguas constituye una seria amenaza por el flanco occidental. En el flanco oriental, se tiene la llegada libre de los ríos de oriente que bajan de las sierras del mismo rumbo. Estos ríos no tienen otra regulación que el propio Lago de Texcoco. En lo que toca al flanco sur, se tienen varias lagunas que regulan los caudales sanitarios y pluviales que vienen del sur y surponiente de la ciudad y que han probado estar limitadas”, advirtió Luege en su informe.

El NAIM “estaría totalmente rodeado de aguas manejadas a través de una infraestructura cuya confiabilidad se puede considerar considerablemente baja por la incertidumbre del clima” y la construcción del aeropuerto “tendría como efecto colateral la desaparición de todos los servicios ambientales y la imposibilidad de desarrollar otros. En efecto, la infraestructura propuesta sería totalmente incompatible con el carácter de hábitat para avifauna y fauna fija y migratoria”.

Por si fuera poco, el NAIM estará situado “en un área sumamente poblada en su flanco occidental mientras que en el flanco oriental se tiene una tendencia acelerada de desarrollos urbanos”, y en ambos lados se tienen servicios muy limitados, “particularmente del suministro de agua potable que proviene de un acuífero sobreexplotado con arcillas compresibles que provocan el hundimiento constante del suelo”.

El informe sentencia: “El NAIM vendría a constituirse en competidor de servicios para las poblaciones vecinas” y “no existen planes urbanos regionales que permitan visualizar cuál sería el efecto de una instalación de tan grandes proporciones y complicaciones en medio de un desarrollo urbano muy precario y poco sustentable”.

Otro estudio, elaborado por José Espino Espinoza y David Delgado Viveros, expertos de la Universidad Autónoma de Chapingo, destaca que el NAIM provocará un “estrés hídrico en el Valle de México e inundaciones”, además de que “competirá y quitará” agua para comunidades como Santa Catarina del Monte, San Joaquín, La Purificación, San Miguel Talminca, Nativitas, San Dieguito y Tequesquinahuac.

Luege acompañó su informe de conclusiones que recomendaron explícitamente no construir el NAIM en Texcoco y optar por “el desarrollo de varios aeropuertos de la región”, una propuesta similar a la que últimamente ha manejado Javier Jiménez Espriú, quien será titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en el gobierno lopezobradorista.

Riesgo de inundaciones

La zona federal del Lago de Texcoco se ubica en el municipio de Ecatepec, el más poblado del país y del Estado de México que, además, se caracteriza por estar sujeta a frecuentes inundaciones. No cuenta con una salida natural hacia el dren general del Valle, “por lo que no es posible desalojar las aguas excedentes producto de las lluvias que se presentan en la cuenca de aportación”, indicaron las conclusiones de la Conagua en 2012.

Esta misma zona, según la dependencia, ha sido escenario de varias inundaciones, como ocurrió en 1993, cuando se presentaron “lluvias atípicas” que generaron escurrimientos instantáneos que rebasaron la capacidad de regulación.

“Las lluvias torrenciales en la zona oriente del Valle de México en 1993 y 2011 provocaron inundaciones en los municipios aledaños al Estado de México y delegaciones del Distrito Federal que afectaron a los bienes de la población, lo que hace evidente la necesidad de contar con zonas de desfogue y regulación para los ríos y drenes ubicados” en la zona federal del Lago de Texcoco.

El análisis de riesgo de inundación que acompaña el informe con anexos de estudios pluviales en Nezahualcóyotl, Ecatepec y Atenco indica que si no se mantiene la capacidad de regulación, las inundaciones se incrementarán.

La tormenta tropical Arlene de junio de 2011 provocó que los desagües de la ciudad fueran sobrepasados, y gracias a que se utilizó una parte de la zona del Lago de Texcoco se pudo evitar un daño mayor en varios municipios del oriente de la ciudad.

“Arlene no fue una tormenta tan intensa, las habrá aún mayores; por eso, independientemente del Drenaje Profundo y del futuro Túnel Emisor Oriente, se requieren de manera imprescindibles más áreas de regulación y, en este sentido, la zona federal del Lago de Texcoco es vital para la seguridad de millones de habitantes. Prescindir de esta zona para construir un nuevo aeropuerto es poner en riesgo a toda la ciudad”, subrayó Luege Tamargo.

Deja un comentario