Las mujeres desobedientes

Vivir siendo una mujer desobediente es sobrevivir. Foto: Hilda Ríos, Cuartoscuro

El espacio cívico es de los que se adhieren a las reglas, algunas de ellas no escritas han permanecido ahí, convirtiéndose en una forma de vida. Las mujeres hemos tratado de participar y asociarnos dentro de este espacio, asumiendo que las reglas son desiguales, que nos ponen en desventaja y automáticamente nos vuelven vulnerables. Desgraciadamente, el tiempo no ha servido para reconocer que solos/as no podemos y que urge cambiarlas.  De acuerdo a la ONU, en México asesinan a siete mujeres cada día, sólo por el hecho de serlo

A pesar de siglos de lucha, para algunos nuestra voz sigue siendo un atentado contra “la inteligencia”. Otros, menos radicales por su puesto, que se dicen convencidos de nuestra lucha, nos explican cómo ganarla sin escuchar nuestras estrategias. Al final ¿qué sabríamos nosotras de estrategia si ellos siempre han sido los que aparecen en los titulares de la historia? Diversas declaraciones y reconocimientos alrededor del mundo no han bastado para otorgarnos la calidad de personas.

Luego entonces, vivir siendo una mujer desobediente es sobrevivir. Salir del encierro supone enfrentarse si o si a los riesgos y amenazas de un entorno que no nos quiere compartiendo el mismo espacio que el de los hombres. Las mujeres que decidimos cambiar las reglas y hablar de ellas, estamos sujetas a las consecuencias que esto puede acarrear, consecuencias que van desde la estigmatización, el insulto, hasta el asesinato.

Los estigmas perpetuados a través de la historia y convenientemente retomados por aquellos que se ven amenazados por “las brujas” alimentan la continuidad de las violencias y estas no se acabaran mientras no haya justicia y verdad para las víctimas, un rechazo decidido de las más altas autoridades de las mismas (incluidas de las autoridades religiosas), políticas públicas encaminadas a fomentar la igualdad y el reconocimiento abierto de la sociedad civil de la necesidad de voces femeninas en el debate y la opinión pública.

El 25 de noviembre se celebró el día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres y ahí recordamos a todas aquellas que fueron asesinadas porque sí, por ser mujeres. Recordamos los 64 casos de agresiones contra periodistas ocurridas en el primer semestre de 2017 donde el 48.4% fue perpetrada por algún funcionario público.

Los relatores para la libertad de expresión en México.

Esta semana estarán en México los relatores especiales para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la ONU, en una visita oficial, conjunta, Edison Lanza y David Kaye, se reunirán con organizaciones, periodistas y autoridades para identificar los problemas a los que se enfrenta el periodismo el México y el impacto a los flujos efectivos de información. La visita es una gran oportunidad para fijar la ruta hacia un estado de verdaderas garantías.

 

Deja un comentario