El Pancho

                                                      La casa de El Pancho

 

 

 

Por Ramon Eduardo Ortiz Leon

 

 El Pancho

El Pancho nació pobre y murió  rico, tal y como sucede con cientos de jovenes de los altos de Sinaloa que buscando dar lo mejor a sus familias, le entran a los negocios chuecos.

El Pancho emigro muy joven de su tierra en busca de una mejor vida como hacen miles y millones en nuestro país .

Se fue a la costa de caborca para trabajar en el cultivo de la uva y así  lo hizo, Trabajaba en largas y extenuantes jornadas en la poda y cosecha  de la uva, después entró a la pesca de cochito, tiburon y lo que cayera , mas tarde entro a trabajar de minero donde la paga era buena y las utilidades cuantiosas, producto de su trabajo fue una camioneta, casa y algunos lotes en el ejido donde residía.

Poco despues todo cambió , lo despidieron de la mina, mas eso no lo hecho pa atras , seguramente ante las pocas ganancias que obtenia como pescador , alguien lo enredo y le entro a los negocios chuecos , empezo a comprar y comprar carros y siempre traia un pacon de billetes y ahi lo miraba yo, cada vez que iba de visita al ejido me decia mi esposa “ahi te llego el mayate, ya te viene a buscar” entonces me iba con el a pistear.

 

En  una de las ultimas salidas con el, nos amanecimos dando vueltas en su camioneta, en el transcurso de la noche me dijo “que onda, vamos por un perico. Pos vamos” y nos fuimos al tiradero. Una vez ahi me dijo “que quieres, quieres cristal o quieres perico.” Entonces se dirigio al tirante y le dijo “dame dos bolsas de coca y un ocho de cristal” y nos fuimos, agarramo por una brecha rumbo al Campodonico y ahi nos amanecimos dando vueltas toda la noche yendo al aguaje.

Por la madrugada ocurrio algo que podria haber sido un presagio de su final, llegaron unos compas armados con cuernos de chivo y nos rodearon, Él se fue con el jefe de los sicarios y se hecho una parrafada con el y volvio y dijo “ya vamonos, ya no hay pedo. Los hombres se fueron” ahi nos quedamos tomando a las orillas del poblado.

Durante la noche yo le habia dicho “tienes que cuidarte Pancho, tienes que ver pa delante , pa atras , pa todos lados” y el me contesto “no hay pedo , tengo con que quererlos” agarrando una pistola 45 que traia en la cintura. “pues si le dije yo, el pichon tambien traia y ya ves lo que le paso”. El pichon era otro que como el tambien le entró  al negocio pero fue desaparecido, hasta el momento nadie sabe si esta muerto o esta vivo.

Al Pancho lo recuerdo de niňo alla en el rancho , siempre atras de su padre que era alcohólico, cuidandolo, siempre iba tras el descalzo y con ropas percudidas, aveces con los ojos llorosos mirando a su padre, queriendolo llevar a casa a que comiera un caldo de frijoles, no se si fue el u otro de sus hermanos quien iba tras su padre cuando se mato al ir cruzando el puente del ferrocarril que cruzaba el rio Fuerte, no puedo imaginarme el trauma de quien acompanaba a su padre al verlo caer desde 60 o 70 metros hacia el vacio.

Durante mucho tiempo pudieron verse las unas pintadas de su padre en uno de los durmientes que a lo largo del puente iban paralelos a las vias, donde logró agarrarse pero no sostenerse , y cayó.            Finalmente solo quiero decir que el pancho murio muy poco tiempo despues de alivianarse, lo encontraron muerto en su camioneta despues de dos dias de busqueda, le habian dado un balazo en la cabeza, seguramente alguen conocido o de quien no desconfiaba, lo mato.

Y ese fue el triste final del Pancho, no quiso morir en la miseria, el sabia los riesgos que corria , tal y como pasa con cientos de jovenes que buscan lo mismo, saben que pueden morir pero les importa mas su familia y seres queridos que su propia vida.     Ademas algo paso con Pacho al morir , como suele suceder cuando alguien muere violentamente , su muerte no es investigada y se va a los archivos muertos de la agencia del ministerio publico del fuero comun correspondiente y caso cerrado.

En su caso el ojete del ministerio publico en acuerdo con el jefe de grupo de la policia judicial investigadora, secuestraron su cuerpo y se negaron a entregarselo a la esposa mientras no declarara que si no sospechaba quien lo habia matado y a que se dedicaba, querian que ella les resolviera el caso cuando la responsabilidad era suya.

Esta es la historia de Pancho, vivio rapido pero murio joven.

Deja un comentario